5.5.08

Je suis un flâneur


Je suis un flâneur






Tras el cristal de un café, un convaleciente, contemplando la multitud con regocijo, se une con el pensamiento, a todos los pensamientos que se agitan a su alrededor. (...) aspira con delicia todos los gérmenes y todos los efluvios de la vida; como ha estado a punto de olvidar todo, recuerda y, con ardor, quiere acordarse de todo. Finalmente, se precipita a través de esta multitud...


Charles Baudelaire

En el París del siglo pasado surgieron tres flâneurs -o fotógrafos- a rememorar. El concepto de flâneur, intrínsecamente urbanita, fue proyectado originariamente por Baudelaire, quién se inspiró en un relato de Poe titulado El hombre de la multitud. Más tarde fue abordado con espíritu crítico por Walter Benjamín, el cual les colgó un estatus sociológico. El flâneur deambula y curiosea por la ciudad sin propósito alguno, con aspecto extraviado y absorto en la trivial cotidianidad, en los tiempos muertos. Un personaje errante, en manos siempre del azar, que aborrece las tiranías programáticas, atento a cualquier revelación espiritual. Los flâneurs se complacen en exhibir su nonchalance y sus sentidos sobrepasan con creces a su visión: pesquisidores y también guardianes, nómadas y también campesinos de la urbe. En su gran mayoría son espectadores anónimos que no dejan vestigios de su existencia, excepto aquellos con el talento para plasmar ese universo a través de la pluma…o con la cámara fotográfica. El flâneur no representa a las masas, sino que nada a contracorriente de la marea humana, se resiste a la alineación y es ajeno al encasillamiento clasista, aunque está más contiguos a la burguesía. Asimismo, son contemplados por los oficiosos como rémoras en el tráfico, desarraigados sin otra ocupación que pasear su soledad. Muy por el contrario, en realidad son faros que iluminan el fracaso, envuelto en palabras huecas, y a aquellos que revistan las prisas de triunfo.

El fotógrafo puro es irrevocablemente un flâneur y un flâneur tiene alma de fotógrafo. “El fotógrafo es una versión armada del caminante solitario que explora, acecha, recorre el infierno urbano, el paseante voyeurista que descubre en la ciudad un paisaje de extremos voluptuosos”, escribió Susan Sontag. Para el flâneur la ciudad es su campo de recreo, y nada como una gran ciudad (París) para extasiar al voyeur.



Eugène Atget (1857-1927) Brassaï (1899- 1984) Robert Doisneau (1912-1994)





19 comentarios:

sylvia dijo...

ay me ha encantado siempre esta palabra...me recuerda a Louis Aragon y a paseos sin rumbo en pantallas en blanco y negro...

« Errer est humain, flâner est parisien » (Victor Hugo, Les Misérables)

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Qué grande es Doisneau. Me parece muy precisa la relación entre la ciudad, como macrocosmos humano, el lugar privilegiado donde el flaneur pone su mirada (allí donde nadie la pone). Me encanta la musiquita de Mon Oncle.

Saludos

alba dijo...

I ♥ Doisneau



els altres no els conec, ja investigaré =)

Patricil dijo...

Tal vez a la "vida" contemplativa no debieran llamarla "vida".

Ocurre en contadas ocasiones, pero encontrarte por hazar a ti mismo formando parte del paisaje que otro ha fotografiado creo que es (aquí va la palabra X que define a la perfección una sensación que no sé describir).

No crees que sería genial poder conseguir todas aquellas imágenes ajenas en las que apareces por el casual de estar en ese preciso momento y en ese lugar? :)

lucid-L dijo...

Si, Borges. Él me enseñó casi todo lo que sé.

Por cierto, me encanta Baudelaire.

Fraentic dijo...

Aquella fou la primera foto que em vas passar, quins records!

jeje

Clara dijo...

"No a todos les es permitido tomar un baño de multitud; disfrutar de la muchedumbre es un arte; y sólo puede darse a expensas del género humano un atracón de vitalidad aquel a quien un hada insufló en la cuna el gusto del disfraz y la careta, el odio del domicilio y la pasión del viaje.

Multitud, soledad: conceptos iguales y convertibles para el poeta activo y fecundo. El que no sabe poblar su soledad, tampoco sabe estar solo en medio de una muchedumbre atareada.

Disfruta el poeta del incomparable derecho de poder a su antojo ser él y ser otros. Como las almas errantes en busca de cuerpo, entra cuando quiere en la persona de cada cual. Sólo para él está todo vacante; y si determinados lugares parecen cerrársele, será que a sus ojos no valen la pena de una visita.

El caminante solitario y pensativo saca una embriaguez singular de esta universal comunión. El que con facilidad se desposa con la muchedumbre, conoce goces febriles, de que estarán eternamente privados el egoísta, cerrado como un cofre, y el perezoso, interno como un molusco. Adopta por suyas todas las profesiones, todas las alegrías y todas las desgracias que las circunstancias le ofrecen.

Lo que denominan amor los hombres es demasiado pequeño, demasiado restringido y débil, comparado con esta inexplicable orgía, con esta santa prostitución del alma, que se da toda ella, poesía y caridad, a lo imprevisto que se revela, a lo desconocido que pasa.

Es bueno decir alguna vez a los venturosos de este mundo, aunque sólo sea para humillar un instante su orgullo necio, que hay venturas superiores a la suya, más vastas y más refinadas. Los fundadores de colonias, los pastores de pueblos, los sacerdotes misioneros, desterrados en la externidad del mundo, conocen, sin duda, algo de estas misteriosas embriagueces; y en el seno de la vasta familia en que su genio se formó, alguna vez han de reírse de los que les compadecen por su fortuna, tan agitada, y por su vida, tan casta."

(Baudelaire, "Las muchedumbres")



Hi haurà més fotografies del flâneur estepario?

Laia dijo...

La música acompaña perfectamente al texto, mientras lo leía no podía dejar de sonreír.

j'aime les flâneur

(y sí tendré que lanzar mis vestiduras al fuego y cambiarlas por una armadura ...)

Mc Arra dijo...

"en realidad son faros que iluminan el fracaso envuelto en palabras huecas y a aquellos que revistan las prisas de triunfo"

Saps quina cançó m'ha recordat aquest escrit? Englishman in New York.

Salut, sempre és un plaer llegir-te.

Doisneau dijo...

La música de la película de Mon Oncle de Jacques Tati es fascinante para perderte en las mañanas, parar, respirar y descodificar…
Aroma a novedad, a primera vez, a desengaño, a falsedad, a soledad, a barbarie; solo hay que afinar el olfato y saborear lo que la humanidad desprende.

Una aprendiz de f.

sylvia dijo...

ay...acabo de leer la frase de Coetzee que no había visto y leí Juventud pero no Infancia (!)... Me han entrado ganas irrefrenables de leerlo...No puede ser, no voy a poder visitar este blog según qué días :))

Esther* dijo...

Uuuoooo!

Cada día me sorprendes más con la música que pones. Este tema de Mon Oncle es...me encanta! es para perderte por las calles, coger autobuses, bajar al mar, montar en bicicleta...con o sin cámara de fotos, aunque he de admitir que yo también tengo mi punto flâneur:
"caminante solitario que explora, acecha, recorre el infierno urbano, el paseante voyeurista"

Hubo hace poco una exposición en el CCCB de Guerín que se llamaba "las mujeres que no conocemos". No se si la viste pero tenía mucho que ver con este tema del captador de imágenes como auténtico voyeur por las calles de la ciudad, consiguiendo fotos y videos de mujeres que no conocía. Estuvo muy bien esta exposición, si señor.

Muuuak*

Sergi dijo...

Baudelaire, flâneurs, Atget, Doisneau, Brassaï, la teva imatge "robada" de "Naked Lunch". Crec que no pararé d'entrar, al menys un cop al dia, per a saisfer les meves ànsies de coneixement, ja que pel que veig, compartim certs interessos.
És tot un plaer haver descobert el teu blog, Tomàs.
Una abraçada!

ultrarrojo dijo...

como padezco de esta extraña resistencia a teorizar,que tal vez no debiera manifestar abiertamente, me limitaré a decir que si vous êtes un flâneur, moi je suis une boulevardière.

Parole saggie dijo...

El espíritu flâneur no sólo culmina en la fotografía. Baudelaire también atribuyó el concepto de mundanalidad a Constantin Guys, bautizado por él como ‘el pintor de la vida moderna’. En este caso, pintor y dibujante. Guys, según Baudelaire, podía definirse como una especie de dandi por captar la quintaesencia del carácter y una sutil inteligencia de todo el mecanismo moral de nuestro mundo; un hombre de mundo dominado por una pasión insaciable, la de ver y sentir. Este artista tenía su reino en la multitud: casarse con la multitud era su pasión y su profesión, aunque la multitud fuese desierto de hombres. En su día Guys, se inspiró en la guerra de Crimen, la vida en los boulevards… Hoy, tú, por ejemplo, en un vagabundo/borracho/desamparado/actor (a lo mejor contrataste a alguien y lo colocaste en ese portal).

Bromas aparte, la foto está muy bien y captada en el momento oportuno. Para ser buen flâneur: mantener los ojos bien abiertos, sensibilidad y aparecer en el momento oportuno. Baudelaire, caza flâneurs, no te cogió a tiempo. Es que en tu blog sólo tienen cabida aquéllos/aquéllas que no han pasado de siglo… Procura que te cace un Baeza.

Elisabetta

Happy Mainstream dijo...

que bueno, me ha gustado mucho esta entrada y el hombre de la multitud tambien mola...
siempre he admirado la forma en la que miran los fotografos las cosas. una forma en la que cualquier objeto puede ser arte o bello.

por cierto, me encanta la cancion

Carla dijo...

Con tu articulo reafirme algo que intuia, descubrir la mirada de un flaneur aplanando las calles de Santiago de chile, a principios del siglo XX, cuando se esperaba el centenario de la independencia..
fachadas de un país que recien se inventaba

WORKROOMFILMS dijo...

precioso texto

Martín G. Ramis dijo...

después de leer tu blog, por cierto, muy interesante, te recomiendo: Martín Garrido entre el centeno.